Los «SOLVERS»: inversión en soluciones para el cambio climático

Gestora, M&GEtiquetas , ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Si contemplamos la evolución de los mercados en última década, una tendencia seguramente vívida en la memoria de los inversores es el auge de las grandes tecnológicas, y en especial de los grupos estadounidenses, que se situaron a la vanguardia en sus respectivos sectores (como las redes sociales y las búsquedas por internet) y trastocaron otras áreas de actividad.

Su predominio lo ejemplifican Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet (la matriz de Google), el grupo de acciones conocido como «FAANG». Al aumentar sus perspectivas a largo plazo, sus cotizaciones (y las de sus homólogos) se dispararon entre 2010 y 2020[1]. Esta tendencia se vio catalizada más si cabe durante los confinamientos de 2020[2] debido a la mayor dependencia de la sociedad global en la tecnología para el trabajo y el ocio, lo cual impulsó a la renta variable estadounidense hasta nuevos máximos[3].

Independientemente de si continúa o no el auge de las grandes tecnológicas, creo que un tema emergente dominará los mercados globales en la próxima década: la aparición de la sostenibilidad como prioridad inmediata y fundamental para los inversores.

El imperativo de la sostenibilidad

La pura y simple verdad es que la toma de medidas transformativas para abordar el cambio climático ya no puede aplazarse más. En 2019, Naciones Unidas estimó[4] que las emisiones globales deberían caer una media del 7% cada año desde 2020 hasta 2030 para limitar el aumento de la temperatura media de la superficie terrestre a 1,5º C respecto a los niveles preindustriales, un nivel al cual los riesgos y el impacto del cambio climático son más bajos.  Para lograr este objetivo, recogido en el Acuerdo de París de 2015, debemos lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) a nivel mundial de cara a 2050.

Superar este reto requiere reducciones profundas y de gran alcance de las emisiones en todos los aspectos de la economía en la década actual. Yo veo tres áreas clave en las que las compañías pueden ayudar de forma significativa en la lucha contra el cambio climático.

La primera es el recorte directo de emisiones en sus actividades o productos, ya sea sustituyendo insumos intensivos en carbono con alternativas renovables o diseñando componentes y sistemas que mejoren la eficiencia energética. La segunda son las soluciones corporativas que reducen la capacidad contaminante de la industria y del transporte, que en su conjunto representan un 35% de las emisiones totales a nivel global. La tercera es la contribución de las empresas a una economía más circular eliminando los residuos de su diseño y manteniendo materiales en uso.

Los «SOLVERS»

En lo que respecta a la transición a una economía de bajas emisiones y eficiente en su uso de recursos, las compañías europeas van a la vanguardia. Esto no debería sorprender a nadie, pues cabe afirmar que Europa ha tomado más medidas[5] que otras grandes economías para abordar las causas del cambio climático, creando un entorno favorable para las innovaciones verdes.

Las compañías europeas se han convertido en líderes globales en sus respectivos campos. En mi opinión, esta tendencia es ejemplificada por un grupo de pioneras que han desarrollado soluciones para los retos más importantes a los que se enfrenta el mundo, y que podríamos bautizar como «SOLVERS».

Schneider Electric – Schneider es un líder en sistemas eléctricos de bajo consumo, desde dispositivos de bajo voltaje hasta soluciones que optimizan procesos en edificios, centros de datos, el sector industrial y la red. El grupo francés, elegido como «la compañía más sostenible del mundo» en 2021[6] por Corporate Knights, permitió a sus clientes evitar la emisión de 89 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019, según estimaciones de la empresa[7].

Orsted – Ørsted es un líder en energía eólica marina y ha construido más parques eólicos marinos que ninguna otra compañía del mundo. Sustituyendo combustibles fósiles por electricidad generada por el viento, el grupo danés (que se propone alcanzar la neutralidad de carbono en 2025[8]) estima que evitó la emisión de 13 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2020[9].

Linde – Linde es uno de los principales productores de gases industriales, desde oxígeno para hospitales hasta hidrógeno para combustibles limpios. El grupo germano-estadounidense también proporciona soluciones de procesamiento de gases que permiten a las compañías mejorar su eficiencia y recortar emisiones. Las aplicaciones de Linde permitieron evitar la emisión de 100 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019[10], según estimaciones propias.

Vestas – Vestas es un líder en la fabricación de turbinas eólicas y el mayor proveedor y operador de turbinas terrestres del mundo. Al permitir a sus clientes aprovechar el viento para generar electricidad de forma eficiente, la compañía danesa calcula que sus turbinas evitaron la emisión de 186 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2020[11].

EDP Renováveis – EDP Renováveis es un líder en energía verde que genera un 100% de su electricidad de fuentes renovables, sobre todo turbinas eólicas. Al permitir la sustitución de combustibles fósiles, la compañía portuguesa calcula que ayudó a la sociedad global a evitar la emisión de 19 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019[12].

Rockwool – Rockwool es un líder en la fabricación de aislante no combustible de lana mineral, que reduce significativamente la necesidad de calefacción en viviendas y oficinas, y con ello el consumo de energía. La compañía danesa estima que el aislamiento para edificios que vendió en 2019 podría evitar la emisión de 200 millones de toneladas de CO2 equivalente durante su vida útil[13].

DS Smith – DS Smith es un líder sectorial en envasado sostenible que demuestra el potencial del reciclaje de circuito cerrado, un proceso mediante el cual los residuos se recogen, reciclan y reutilizan para fabricar el mismo producto original. Empleando materiales reciclados en sus cajas de cartón corrugado, M&G estima que la compañía británica evita la tala de 55 millones de árboles al año[14].

Al igual que el acrónimo FAANG es más simbólico que completo (omite acciones de gigantes tecnológicos como como Microsoft), esta lista no es ni mucho menos exhaustiva: existen muchas más empresas punteras en soluciones sostenibles, varias de ellas ubicadas en América del Norte.

Las compañías europeas (y las soluciones que desarrollan) parecen jugar un papel decisivo en la reducción de las emisiones, pese al hecho de que sus nombres todavía no forman un acrónimo mundialmente famoso.

Potencial a largo plazo

El cambio climático plantea un peligro real e inminente para el bienestar de las personas y para el planeta. En el marco de la concienciación creciente sobre la urgencia del reto al que nos enfrentamos, creo que compañías como los «SOLVERS» están bien situadas de cara al crecimiento sostenible a largo plazo.

La próxima década presenta una ventana crítica en la cual todavía estamos a tiempo de cambiar el rumbo del cambio climático. Para ello no solo tendremos que cambiar nuestro comportamiento, sino también invertir en gran medida —y con apremio— en la transición hacia una economía con bajas emisiones de dióxido de carbono.

La transición global para reducir el impacto de la actividad humana en las próximas décadas ya ha comenzado, impulsada por los esfuerzos para lograr una recuperación más sostenible tras la recesión mundial provocada por el COVID-19. En Europa, la sostenibilidad es uno de los pilares del plan de recuperación «Next Generation EU», que destinará 750.000 millones de euros a inversiones dirigidas a recortar las emisiones y fomentar las fuentes renovables y la eficiencia energética. El respaldo gubernamental debería ser un viento de cola para empresas capaces de acelerar esta transición, pero incluso sin él, el conjunto de la sociedad exige cada vez más productos y servicios más sostenibles.

No tiene por qué existir una disyuntiva entre el beneficio y el planeta.En mi opinión, las empresas capaces de proporcionar soluciones al reto climático pueden presentar oportunidades atractivas a los inversores con horizontes a largo plazo. A su vez, estos pueden contribuir a la solución de la emergencia climática.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

M&G Investments

Acerca el autor

Randeep Somel ha gestionado el M&G Climate Solutions Fund desde su lanzamiento en noviembre de 2020. Randeep se unió a M&G Investments en 2005 y gestionó los fondos M&G Global Themes y Managed Growth entre 2013 y 2017. En 2019 fue nombrado gestor asociado del M&G Positive Impact Fund y es miembro del Comité de renta variable de impacto.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.


[1]. Top Stocks Of The 2010s | Nasdaq.

[2]. Tech’s top seven companies added $3.4 trillion in value in 2020 (cnbc.com).

[3]. S&P 500® – S&P Dow Jones Indices (spglobal.com).

[4]. https://www.unenvironment.org/news-and-stories/press-release/united-science-report-climate-change-has-not-stopped-covid19.

[5]. Avance realizado recortando emisiones | Acción por el clima (europa.eu).

[6]. Top company profile: Schneider Electric leads decarbonizing megatrend | Corporate Knights.

[7]. SCHNEIDER SUSTAINABILITY REPORT 2020 – Climate Contribution (se.com).

[8]. Informe de desempeño ESG 2019 de Ørsted.

[9]. esgperformance2020 (orsted.com), p.18.

[10]. Climate Change (linde.com).

[11]. Informe de sostenibilidad 2020 de Vestas (p.2).

[12]. Informe anual online EDPR 2019 | EDP Renováveis.

[13]. A net carbon negative impact (rockwool.com).

[14]. Informe de impacto anual 2020 del M&G Positive Impact Fund, p.38 (estimación de M&G).

Tres pasos para superar la ansiedad de inversión

Gestora, M&GEtiquetas ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Por horrible que se sea el dicho de que la incertidumbre suele ser la única certeza, no es por ello menos cierto. A la hora de invertir en nuestro futuro, la constante de la incertidumbre puede ser inquietante: al fin y al cabo, nadie quiere ver desplomarse el valor del ahorro que tanto le ha costado acumular.

A algunas personas les preocupa más que a otras el potencial de perder dinero, quizá debido a su disposición o circunstancias, y esta propensión a la ansiedad conlleva el peligro de que el miedo a la incertidumbre las lleve a tomar decisiones costosas. Sucumbir al pánico cuando los mercados caen, por ejemplo, puede significar vender en el peor momento posible, cuando el valor de los activos se halla en mínimos.

Si los altibajos de los mercados globales le quitan el sueño, le presentamos tres medidas que pueden aportarle tranquilidad y ayudarle a proteger sus inversiones frente a la incertidumbre.

  • Diversifique sus inversiones

Pase lo que pase en el mundo, diversificar una cartera es una regla de oro a la hora de invertir. Repartir el dinero en un amplio abanico de valores, pero también entre distintos tipos de activos, reduce la probabilidad de que cualquier desplome individual ponga en peligro nuestro futuro financiero.

La diversificación efectiva tiene dos aspectos importantes. El primero es la diversificación geográfica, ya que la incertidumbre y el riesgo de mercado suelen estar localizados, centrados en torno a una región o país concreto. Al invertir en una gama de activos globales, y no solo en un país o región individual, uno minimiza el peligro de que eventuales problemas de ámbito nacional den al traste con sus planes financieros.

El segundo elemento es la diversificación por clases de activos. El valor de los distintos activos (como la deuda soberana y las acciones de compañías) rara vez sube o baja en tándem. En periodos en los que la renta variable global se ha desplomado, como a comienzos de 2020, el valor de los bonos emitidos por grandes gobiernos desarrollados ha tendido a subir, al percibirse a menudo como activos «refugio» que conllevan menos riesgo.

No obstante, recuerde que las rentabilidades obtenidas en el pasado no son necesariamente indicativas de rentabilidades futuras.

  • Considere estrategias alternativas

Elegir una combinación de activos capaces de navegar condiciones de mercado complicadas no es tarea fácil, pero existen enfoques de inversión que tratan de generar rentabilidad con independencia de la coyuntura reinante.

Cuando un equipo de inversión experimentado tiene libertad de emplear una amplia gama de herramientas de inversión para beneficiarse de los altibajos que experimentan los mercados, puede intentar proporcionar rentabilidades más estables al inversor. Esto puede implicar la inversión en una amplia variedad de activos alternativos, incluidas las divisas, y el uso de instrumentos financieros denominados derivados. 

Tales estrategias nunca deberían considerarse como inversiones libres de riesgo, pero si uno está dispuesto a sacrificar cierto potencial al alza (menos rentabilidad de inversión) a favor de un potencial a la baja limitado (menores pérdidas), podrían ser un elemento apropiado de su cartera.

  • Concéntrese en sus objetivos

Ciertos periodos siempre parecerán más inquietantes que otros. Cuando reina el miedo en torno a la economía global, es natural sentirse instintivamente menos seguro y más cauto sobre las perspectivas de nuestras inversiones que durante las buenas rachas.

No obstante, la mayoría de nuestros horizontes de inversión se miden en años, y a menudo en décadas, en lugar de semanas o meses. Y si uno trata de rentabilizar su dinero de cara al largo plazo, ¿por qué debería preocuparse excesivamente por lo que ocurre mañana en los mercados?

Ver como el valor de sus inversiones cae considerablemente de un día para otro puede ser incómodo, pero recuerde que volatilidad no equivale a riesgo. El verdadero riesgo no es la posibilidad de pérdidas transitorias sobre el papel, sino la de pérdidas permanentes cuando uno vende sus inversiones.

Concentrarse en sus objetivos (ya se trate de ver crecer sus ahorros durante su carrera o generar de forma sostenible una fuente de renta fiable de cara a la jubilación) debería ayudarle a no tomar decisiones precipitadas capaces de perjudicar sus intereses a largo plazo.

No perder la perspectiva ante la incertidumbre es más difícil de lo que parece, pero mantener la sangre fría mejorará las posibilidades de hacer realidad sus ambiciones de futuro, el objetivo final por el que se decidió a invertir inicialmente.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

Invertir durante la jubilación: ¿existe espacio para el crecimiento?

Gestora, M&G
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

A lo largo de los años y décadas en los que ha ido acumulando su patrimonio, lo más probable es que su principal objetivo haya sido el crecimiento, a fin de maximizar el valor de sus ahorros.

Durante la jubilación, sin embargo, la obtención de una renta de sus inversiones podría primar sobre el crecimiento del capital. Después de todo, un flujo adicional de ingresos podría ayudarle a hacer realidad sus ambiciones.

Pero incluso si da usted prioridad a la renta, podría tener sentido mantener una porción de sus inversiones generando rentabilidad, en busca de crecimiento. Esto quizá pueda sonar contraintuitivo, pero a continuación le presentamos cuatro formas de lograrlo.

Considerar la inflación

La inflación es la enemiga de todo ahorrador, pero sobre todo de quienes dependen de sus ahorros e inversiones para obtener ingresos. Si su rentabilidad no aumenta como mínimo al mismo ritmo que los precios de los bienes y servicios, el valor real de su capital disminuirá.

Invertir parte de su cartera en busca de crecimiento puede compensar algunos de los efectos erosivos de la inflación si tiene éxito. Al fin y al cabo, el valor de los activos suele subir si gozan de demanda o mejoran sus perspectivas, aunque a la hora de invertir nunca existen garantías.

Diversificar enfoques

Con frecuencia, enfoques de inversión distintos registran rentabilidades diferentes bajo las mismas circunstancias. Por ejemplo, las estrategias más ambiciosas orientadas al crecimiento tienden a generar resultados más cíclicos que ciertos enfoques de reparto: suelen destacarse en fases bursátiles alcistas, y rezagarse cuando los inversores se muestran más pesimistas.

De este modo, asignar una parte de su cartera a estrategias de crecimiento podría servir de contrapeso para activos más fiables que generen renta, siempre que acepte los mayores riesgos que conlleva perseguir el crecimiento del capital. En general, cuanto más riesgo asuma, mayor será el crecimiento (o caída) potencial del valor de su inversión.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

No pierda el tren

En la última década, las empresas tecnológicas globales han figurado entre las acciones más exitosas en las que invertir1. Sin embargo, quien haya invertido exclusivamente en busca de renta se habrá perdido completamente esta enorme revalorización: las compañías emergentes –y no solo en el sector tecnológico– rara vez reparten liquidez a sus accionistas en forma de dividendos, al reinvertir todo beneficio que generen para potenciar su crecimiento futuro.

Invirtiendo parte de su cartera en compañías con perspectivas de crecimiento a largo plazo podría evitar perderse oportunidades futuras.

Dejar un legado

Si tiene en mente a las generaciones futuras en algunas de sus inversiones, podría tener sentido adoptar un enfoque más largoplacista y dar a ese capital más oportunidades para crecer.

Cuando invierte para alguien más joven, es más probable que su horizonte de inversión se mida en décadas en lugar de meses. Por consiguiente, debería poder adoptar una visión a muy largo plazo y dar prioridad al crecimiento del patrimonio de cara al futuro, ignorando las fluctuaciones a corto que experimentarán inevitablemente los activos, así como cualquier consideración de generación de renta.

Así, en función de su horizonte de inversión y su actitud frente al riesgo, las estrategias de inversión que persiguen el crecimiento del capital podrían realizar una valiosa contribución a su seguridad financiera a largo plazo, y posiblemente a la de su familia.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Más información en: http://www.mandg.es/

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

1 Fuente: Source: https://www.cnbc.com/2019/12/13/the-best-performing-stocks-of-the-decade-it-all-starts-with-netflix.html

Invertir por el bien de todos: en busca de impacto «real»

Gestora, M&G
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Autor: Ben Constable-Maxwell, Director de inversión sostenible y de impacto en M&G Investments

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Una búsqueda rápida en Google de «impact investing» (inversión de impacto) arroja más de 300 millones de resultados. Muy pocos de ellos serán relevantes, por supuesto, pero esto muestra que no faltan las opciones si uno desea invertir en busca de rentabilidad y de objetivos adicionales.

Sin embargo, la proliferación de productos presenta un problema. Con tantos entre los que elegir, ¿cómo podemos seleccionar el más adecuado? No obstante, antes de ello existe otro reto a superar: ¿Cómo podemos distinguir entre los fondos de impacto genuinos y los que sencillamente se presentan como tales?

En mi opinión, cuando uno desea tener impacto real con sus inversiones puede buscar varias cualidades clave.

Evaluar las intenciones

Un buen modo de empezar es analizar los objetivos de los fondos. Un fondo de impacto auténtico debería tener sus metas no financieras codificadas en su ADN. En lugar de ser una reflexión tardía o una consideración secundaria, los objetivos relacionados con el impacto deberían, como mínimo, tener la misma importancia que los financieros.

Por supuesto, la concentración en el logro de impacto debería verse reflejada en aquello en lo que invierte el fondo. Por lo que respecta a enfoques que invierten en acciones cotizadas, el impacto para los inversores en el fondo dependerá del impacto aportado por las compañías en cartera.

Para seleccionar acciones con impacto, los gestores podrían tratar de medir hasta qué punto las empresas se proponen de forma explícita abordar problemas societarios y medioambientales. Su impacto debería ser intencional, no accidental, y verse reflejado en acciones y no meras palabras.

Considerar el proceso

Como en cualquier estrategia de inversión, debería existir un marco sólido y repetible para evaluar de forma consistente los argumentos a favor de inversiones potenciales. Al invertir en renta variable con impacto, esto implica varios pasos.

Un aspecto importante es que no basta con excluir sencillamente ciertos sectores perjudiciales, como el tabaco, o empresas cuyos procesos tienen bajas puntuaciones en medidas no financieras, como la polución o la corrupción. Estas “preselecciones” suelen ser útiles, pero yo creo que son meramente un primer paso.

Los inversores de impacto deberían identificar y medir explícitamente el impacto positivo que proporciona una compañía. Una forma de hacerlo es cotejarlo frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por Naciones Unidas, una codificación universalmente reconocida de los desafíos más apremiantes a los que se enfrentan el ser humano y el planeta, desde la reducción de la pobreza hasta la lucha contra el cambio climático.

Podemos comparar las actividades de una compañía con un Objetivo primario y cualquier Objetivo secundario relevante, y cuantificar su contribución hacia su logro. Creo que no solo deberíamos considerar el avance realizado por las empresas en el marco de los ODS a través de sus productos y servicios, sino también el modo en que permiten a otras empresas tener un impacto positivo.

Así, combinando la tesis de inversión de impacto con la de inversión financiera, las gestoras pueden seleccionar compañías con potencial de generar crecimiento rentable e impacto positivo.

Concentrarse en el resultado

Evaluar el impacto de sus inversiones es un principio clave de la inversión de impacto. Creo que los inversores deberían esperar de las gestoras de fondos de impacto que midan e informen sobre el impacto que se ha conseguido.

Dicho esto, medir el impacto de la inversión en renta variable no es una ciencia exacta, y existen varios enfoques diferenciados. Algunos intentan destilar el impacto que puede tener cada suma de 10.000 euros invertida en un fondo, como por ejemplo litros de agua ahorrados o incluso vidas salvadas. En mi opinión, aquí se corre peligro de simplificación excesiva o de conjeturación en las estimaciones.

A no ser que uno invierta de cara al logro de un objetivo de impacto específico, como la disminución de las emisiones de dióxido de carbono, ¿tiene realmente sentido agregar los impactos de las empresas a nivel de cartera? Yo creo que hacerlo es irrelevante en el mejor de los casos, y engañoso en el peor de ellos.

A mi juicio es más útil concentrarse en el impacto de cada compañía específica, evaluando cómo su desempeño está alineado con el ODS más relevante, así como la madurez del negocio. Estableciendo indicadores clave de desempeño pertinentes a la hora de determinar el impacto de esa compañía en el marco de ese ODS, podemos evaluar si realizamos una contribución positiva a través de nuestra inversión.

Con independencia del modo en que las gestoras midan el impacto, la transparencia hacia los inversores es crucial. Compartiendo con ellos lo que consideramos impacto —y desarrollando continuamente el modo en que lo medimos— podemos distinguir de forma más clara entre la inversión de impacto «real» y el mero ecopostureo o «marketing verde».

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Descubre más sobre el producto de Impacto Positivo de M&G aquí.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

«La COVID-19 conciencia a los inversores de la importancia del aspecto social»

M&G
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Entrevista con Kelly Hébert, Responsable Global de Distribución ESG

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

¿Cómo pueden los inversores reconciliar la búsqueda de rentabilidad y el respeto de los esfuerzos globales para abordar el calentamiento del planeta?

Como gestora británica, nuestro enfoque ESG (factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, por sus siglas en inglés) ha puesto énfasis tradicionalmente en la G, el gobierno corporativo. De hecho, eso es lo que hacían muchos selectores de valores. En los últimos años, sin embargo, los factores medioambientales y sociales han atraído mucha atención, en el marco de los riesgos que puede plantear el cambio climático. Como inversores activos, estamos igualmente implicados en iniciativas climáticas y organizaciones como Climate Action 100+1, un grupo de inversores que ejerce una presión mayor y más efectiva en los 100 mayores emisores de dióxido de carbono del mundo a fin de acelerar la transición energética. No obstante, también interactuamos directamente con compañías votando en juntas de accionistas o conectando con ellas de forma proactiva.

Como empresa, M&G pretende alcanzar cero emisiones netas de CO2 de cara a 2030, y en las carteras que gestiona de cara a 2050. Esto requiere un diálogo activo con las compañías en las que invertimos, para que entiendan lo que verificamos y cómo avanzan hacia los objetivos climáticos. También ejercemos nuestro derecho de voto. Aunque no es el escenario ideal, podemos llegar a vender nuestra inversión si las empresas no cumplen sus objetivos. Todos tenemos una responsabilidad a este respecto.

Los datos se procesan de forma diferente en función del universo de inversión de activos cotizados o ilíquidos (activos que no se pueden vender o intercambiar fácilmente por efectivo). Las empresas cotizadas son objeto de un mayor escrutinio, con lo que aquellas capaces de revelar con precisión sus datos climáticos pueden beneficiarse de forma tangible en el futuro. Esto les permite proteger y reforzar su reputación, ya que la transparencia es crucial a la hora de atraer capital en el universo cotizado. Quien revele primero sus resultados gozará de una ventaja competitiva, pues los mayores inversores del mundo —fondos de pensiones y aseguradoras— están sujetos a restricciones regulatorias para satisfacer sus obligaciones climáticas.

Hoy en día, muchos inversores aplican estrategias de exclusión, pero nosotros preferimos respaldar a las empresas en la transición. Este es un aspecto importante: Naciones Unidas estima que la pérdida económica agregada de todas las compañías debido a la inacción sobre cuestiones climáticas en los últimos 20 años alcanza los 3 billones de dólares2.

¿Qué nos jugamos con las energías renovables?

A día de hoy, las renovables solamente representan un 4% de las fuentes energéticas del mundo. Para satisfacer los requisitos del Acuerdo de París sobre cambio climático, la energía verde deberá representar de un 70% a un 90% de la energía total disponible de cara a 2050. Queda mucho por hacer, y queremos ayudar a lograrlo.

Varias regulaciones que se están introduciendo actualmente en Europa impulsarán la transición. El paquete de recuperación europeo de 750.000 millones de euros anunciado antes del verano incluye algo menos de un 40% de ayuda climática3. Esto incentiva a las compañías a informar sobre sus esfuerzos de ámbito climático (a fin de recibir subsidios o pagar menos impuestos) pero también es una cuestión regulatoria.

¿Y qué hay de la gestión basada en índices?

La capitalización del productor de carbón estadounidense Peabody Energy ha disminuido en 20.000 millones de dólares en los últimos años. Ello ilustra que la inclusión en un índice de mercado no basta para proteger a una compañía incapaz de adaptarse a la realidad climática, lo cual podría ocurrir asimismo en otros sectores.

La inversión de impacto es el dominio de las gestoras. Estas estrategias requieren mucha energía intelectual, ya que ningún proveedor de calificaciones es capaz hoy en día de evaluar el impacto neto de una empresa. También verificamos lo intencional del enfoque de una compañía, así como como su adicionalidad: ¿Representa el servicio o producto una mejora respecto a alternativas existentes? Este es el aspecto de mayor crecimiento en el ámbito ESG, al responder a la demanda de los inversores de materializar sus contribuciones a la lucha contra los problemas globales y reflejar con ello sus convicciones morales y sociales.

¿De dónde proceden los datos no financieros y cómo tratáis de mejorar la divulgación de esta información?

Los datos son una importante área en la que trabajamos. Bajo la regulación SFDR4, las gestoras con más de 500 empleados deberán informar sobre 32 temas relacionados eminentemente con el medioambiente a partir de marzo de 2021. La estandarización de los datos es un paso en la dirección correcta, pero deberemos revelar información no siempre comparable con todas las empresas, y no orientada al futuro. Por ello, es más bien una cuestión de control de riesgos que de impacto real, pero es un paso necesario. La estandarización ofrecerá transparencia y más comparabilidad al público, lo cual debería conducir a un marco de inversión más favorable. Ese es el objetivo final: destinar más capital a soluciones de sostenibilidad.

¿Qué tendencias detectáis en 2020 y 2021 en materia ESG?

El COVID-19 ha trastocado profundamente nuestras vidas y ha puesto de relieve los desequilibrios sociales y medioambientales de nuestro planeta. Esto ha supuesto un cambio en nuestras prioridades y nuestro modo de pensar sobre la inversión. La integración de criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) se convertirá en un elemento esencial para las gestoras.

Dicho esto, también vemos una demanda creciente de medidas temáticas como infraestructura, clima, etc. En un mundo enfrentado a numerosos desafíos, los inversores buscarán soluciones para reconstruir y respaldar una recuperación sostenible del crecimiento. Esta concienciación generalizada debería acelerar la importancia de la inversión de impacto, una solución que busque satisfacer el doble objetivo de obtener rentabilidades financieras atractivas a largo plazo y ayudar al planeta mediante un impacto sostenible mensurable.

Como ejemplo de nuestros logros en Europa, M&G ha obtenido la etiqueta «Towards Sustainability» de la Federación Belga del Sector Financiero (Febelfin), una de las más estrictas en la región. En M&G estamos comprometidos con abordar estos retos sociales, con lo que podrá encontrarnos en un número creciente de estrategias sostenibles y temáticas.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. M&G Investments

M&G Investments

Enlaces de interés:

1. http://www.climateaction100.org/

2. ONU, 12 de octubre de 2020: https://news.un.org/fr/story/2020/10/1079642.

3. https://www.europarl.europa.eu/.

4. Reglamento sobre divulgación de información de sostenibilidad financiera (SFDR, por sus siglas inglesas), publicación de PWC 2020.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

Por qué los inversores activos pueden ser responsables

Gestora, M&G

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

En M&G Investments estamos firmemente convencidos del poder de la inversión activa. Esto es así porque creemos poder lograr mejores resultados para nuestros clientes utilizando nuestros conocimientos y experiencia profesionales a la hora de seleccionar inversiones individuales.

Consideramos nuestra responsabilidad ayudar a nuestros clientes a lograr sus objetivos financieros tratando de generar rentabilidades sostenibles en el largo plazo, pero también reconocemos su deseo creciente de alinear sus inversiones con sus valores medioambientales y sociales.

Invertir de forma selectiva y concentrada en valores individuales, y no de forma «pasiva» en áreas enteras del mercado, nos permite poner el dinero de nuestros clientes a trabajar de forma responsable para las personas y para el planeta.

¿Qué significa invertir de forma responsable?

Creemos que considerar todos los factores que pueden afectar de forma sustancial al resultado de una inversión, ya sea positiva o negativamente, forma parte de nuestro papel como inversores responsables. 

Esto incluye factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG), que pueden pasarse por alto en un análisis concentrado exclusivamente en medidas financieras más tradicionales, como la rentabilidad, los activos y los pasivos.

En última instancia, es probable que las implicaciones de una mala gestión corporativa y de la desatención del medioambiente o de la sociedad afecten negativamente al desempeño de una compañía, con lo que desde un punto de vista financiero tiene sentido tener en cuenta estos factores: ignorarlos podría ser costoso a largo plazo, tanto para los inversores como para la sociedad.

Lo que puede ofrecer un enfoque activo

Creemos que tener en cuenta factores ESG es un proceso mucho más complejo y sutil que simplemente filtrar compañías o sectores percibidos como censurables; al fin y al cabo, el mundo es rara vez blanco y negro. 

Como inversores activos, incluimos cuestiones ESG en nuestro análisis y decisiones de inversión cuando son relevantes para el riesgo y la rentabilidad potencial. Investigamos compañías de forma individual para comprender en profundidad de qué forma pueden afectar los factores ESG al riesgo y la rentabilidad esperados de una inversión. 

Las ventajas de la integración ESG son un aspecto potente de la inversión activa, pero existe otro elemento clave a la hora de invertir de forma responsable: el activismo inversor. Como inversores activos, podemos interactuar de forma constructiva con los equipos directivos de compañías y organizaciones en las que invertimos, con objeto de entender mejor sus debilidades y puntos fuertes en materia ESG, y de fomentar mejores prácticas en este ámbito de ser necesario. 

La votación activa e informada también puede ser un elemento clave de nuestra responsabilidad a largo plazo con el cliente. Al ejercer nuestro voto como accionistas de una empresa, tratamos de generar valor añadido y proteger los intereses de nuestros clientes.

Inversión de impacto

El examen crítico que aplican los inversores activos a las decisiones de inversión es especialmente importante cuando se persiguen objetivos no financieros además de rentabilidad. A la hora de invertir para lograr un impacto positivo, los inversores deben evaluar en qué medida las compañías tratan de abordar cuestiones sociales y medioambientales, para luego medir su contribución en estos ámbitos, ya sea reduciendo las emisiones de dióxido de carbono o salvando vidas. Dicho impacto puede adoptar varias formas, desde productos y servicios pioneros o el impulso de mejoras de sostenibilidad en su sector, hasta el suministro de herramientas a otras compañías para permitirles tener impacto.

Este análisis en profundidad exige una lente cualitativa que se presta mejor a los enfoques de inversión activa. Por definición, a los enfoques pasivos les cuesta capturar las sutilidades de la inversión de impacto.

Esto no significa que las estrategias pasivas no tengan lugar en una cartera bien equilibrada, pero es importante comprender sus limitaciones. Si desea que sus ahorros se inviertan para lograr más que mera rentabilidad financiera, puede apuntar más alto adoptando un enfoque activo.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L2449, Luxembourg. 

La economía circular como solución para el cambio climático

Gestora, M&GEtiquetas

Autor: Ben Constable-Maxwell, Director de inversión sostenible y de impacto en M&G Investments

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Mientras la sociedad global lucha contra la pandemia de COVID-19, resulta difícil ignorar las manifestaciones físicas del cambio climático. Las imágenes apocalípticas de incendios forestales en California, que han consumido más de 800.000 hectáreas en lo que va de año, contrastan con el retroceso del hielo ártico debido a temperaturas récord en la región. 

Se prevé que el periodo de cinco años transcurrido desde la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático en 2015 habrá sido el más cálido desde que se registran datos. Las partes que ratificaron dicho acuerdo se comprometieron a esforzarse para limitar el aumento de la temperatura mundial media a 1,5° C por encima de los niveles preindustriales, lo cual se traduce en cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) de cara a 2050. 

Tal como ha dejado claro el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), si no logramos recortar drásticamente las emisiones nos arriesgamos a sufrir daños irreversibles en los ecosistemas y la economía globales. Por consiguiente, es sumamente urgente identificar e implementar soluciones.

Hasta ahora, la atención se ha concentrado en descarbonizar el sistema energético migrando hacia fuentes de energía renovable y mejorando la eficiencia energética. No obstante, existe otra respuesta a este desafío que de momento se ha pasado por alto: la economía circular.

«La transición hacia las energías renovables juega un papel vital en la lucha 
contra el cambio climático, pero no será suficiente. Para lograr los objetivos climáticos, 
es crucial que transformemos el modo en que diseñamos, producimos 
y utilizamos los productos y alimentos que consumimos.»

Dama Ellen MacArthur, fundadora de la Fundación Ellen MacArthur

Reducir, reutilizar y reciclar

La economía circular es una alternativa al modelo lineal tradicional de «extraer, producir y tirar» en base al cual los recursos se extraen, utilizan y desechan al final de su vida. Los tres principios de la economía circular (eliminar residuos y contaminación desde el diseño, mantener productos y materiales en uso el máximo tiempo posible y regenerar los sistemas naturales) representan una plantilla para solucionar muchos retos globales apremiantes.

Se estima que el mundo genera 2000 millones de toneladas de residuos sólidos cada año. Los procesos de «ciclo cerrado» basados en estos tres principios pueden permitir al mundo desvincular el desarrollo económico a largo plazo de la extracción de recursos, además de reducir la generación innecesaria de residuos y mitigar los riesgos de escasez de materias primas. Pero un aspecto crucial es que el paso a una economía circular puede desempeñar una función esencial en la lucha contra el cambio climático, al respaldar la transición a una economía de bajas emisiones y con un uso de recursos eficiente.

Aunque en torno a un 55% de los GEI proceden del sector energético a través de la quema de combustibles fósiles para la generación de energía, calor y transporte, el 45% restante

procede del modo en que producimos nuestros productos y alimentos. Sin abordar esto último, ni siquiera nos acercamos al logro de los objetivos del Acuerdo de París.

Cerrar el ciclo para el planeta

Los principios de los procesos circulares pueden aplicarse para reducir las emisiones en todas las áreas de la economía, pero tendrán inevitablemente un impacto considerable en ciertos sectores. 

Las industrias del cemento y del acero, por ejemplo, son dos de las más intensivas en carbono: se estima que en su conjunto representan de un 12% a un 14% de las emisiones globales. En el caso del acero, sustituir mineral de hierro y carbón con chatarra reciclada puede limitar la extracción de recursos, la deforestación y la contaminación. Para el cemento, el empleo del carbono emitido por otras industrias como materia prima en el proceso de fabricación puede reducir las emisiones.

En otro ejemplo, los residuos y pérdidas alimentarios representan un 6% de los GEI globales. Además de eliminar residuos en toda la cadena alimentaria a través de un mejor diseño, los procesos circulares podrían servir para regenerar los sistemas naturales (y potenciar la productividad agrícola) utilizando residuos orgánicos como materia prima para regenerar el suelo y capturar carbono.

Algunas compañías ya han adoptado la circularidad en sus modelos de negocio y están avanzando mucho hacia procesos de ciclo cerrado capaces de superar retos de sostenibilidad. DS Smith es una empresa líder en el sector de envasado sostenible y reciclable; las fibras en su papel y cartón (producidas a partir de fuentes renovables) pueden ser reprocesadas en sus fábricas y reciclarse hasta 25 veces. Por su parte, el grupo de logística global Brambles está recortando considerablemente sus emisiones de carbono y su uso de agua reutilizando sus cajas y palés. 

Oportunidades de negocio sostenibles

La economía circular consiste en optimizar el uso de los recursos y eliminar los residuos. La adopción de principios de ciclo cerrado en el diseño de productos y modelos de negocio, sobre todo cuando son intensivos en carbono, puede reducir drásticamente las emisiones de GEI. 

No obstante, también tiene sentido desde un punto de vista financiero. En un mundo en el que cabe esperar un aumento del coste de la contaminación y de los residuos, diseñar y fabricar productos teniendo en cuenta desde un principio su eliminación, la reducción de residuos o su posible reutilización es una forma de pensar inteligente y a largo plazo.

Ello también representa una enorme oportunidad. Accenture estima que la transición hacia una economía circular es una oportunidad de crecimiento global de 4,5 billones de dólares hasta 2030.

Las empresas que interioricen con éxito la economía circular deberían estar, en nuestra opinión, mejor posicionadas para aportar a sus inversores rentabilidades sostenibles a largo

plazo, pero también tener como objetivo suponer un impacto positivo considerable en el planeta al ayudar a combatir el cambio climático.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L2449, Luxembourg.