Cómo protegerse de las estafas de inversión

Gestora, M&GEtiquetas , ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor, consulte el glosario para obtener una explicación de los términos de inversión mencionados en este artículo.

Resumen: Los estafadores utilizan todo tipo de métodos para acceder a tu dinero. Y como hemos visto durante la pandemia de la COVID-19, los estafadores están aprovechando la actual crisis del coste de vida para su propio beneficio, dirigiéndose a aquellas personas que desean ahorrar, ganar algo más de dinero en sus inversiones o reclamar la ayuda que les pertenece.

En este artículo, nos centramos en algunos de los métodos más comunes que utilizan los delincuentes para hacerse con datos personales y examinamos las medidas que se deben tomar para evitarlo.

 ‘Phishing’ para obtener información

Los delincuentes utilizan a menudo correos electrónicos fraudulentos (de ahí el término anglosajón «phishing») para obtener datos de forma ilícita y luego utilizarlos para robar dinero.

El robo de información suele producirse cuando se hace clic en un enlace falso dentro del mensaje para acceder a datos personales, como el número de cuentas bancarias o contraseñas, que los delincuentes utilizan en beneficio propio. Estos mensajes parecen totalmente legítimos, por lo que se debe extremar la precaución.

Durante la crisis del coste de vida, los estafadores también pueden sugerir que las ayudas financieras ofrecidas por el Gobierno para los consumidores vulnerables, como los bonos sociales de electricidad o las ayudas anticrisis, deben «reclamarse» rellenando un formulario falso, aunque muchas de estas ayudas se abonan automáticamente.

La protección frente al fraude es algo que nos tomamos muy en serio en M&G. Por este motivo, queremos compartir, a modo de ejemplo, las principales conclusiones de un proyecto del Reino Unido denominado «Take Five», una iniciativa antifraude que ayuda a prevenir las actividades fraudulentas por correo electrónico, teléfono e Internet, sobre todo cuando los delincuentes tratan de suplantar la identidad de organizaciones de confianza.

La campaña «Take Five» anima a todos a pararcuestionar proteger. Esto significa que al recibir un correo electrónico, una llamada telefónica o un mensaje sospechoso, se recomienda hacer lo siguiente:  

Stop: Tomar un momento para pensar en lo que escuchamos o vemos. Una organización de confianza nunca presionará para que se tomen decisiones precipitadas ni pedirá información confidencial por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto. 

Cuestionar: Es normal poner en duda lo que ves o escuchas. Pregúntate: ¿podría ser falso? No hay obligación de responder ninguna pregunta o facilitar información personal. Solo los delincuentes tratarán de meter prisa o ponerte nervioso.

Proteger: Contacta a tu banco o proveedor de servicios financieros de forma inmediata si sospechas de haber sido víctima de una estafa y comunícalo al Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE) https://www.incibe.es/linea-de-ayuda-en-ciberseguridad

Estafas habituales en periodos de crisis

Dado el creciente coste de la vida, «Take Five» recomienda extremar la vigilancia ante cuatro estafas principales:

  1. Estafas en compras. Todos intentamos ahorrar dinero en estos momentos, pero si una oferta parece demasiado buena para ser verdad, lo más seguro es que sea un engaño. A menudo, los delincuentes ofrecen un producto o un servicio a precios muy reducidos y podrían insistir en una venta rápida a través de una transferencia bancaria en lugar de utilizar un método de pago seguro. Comprueba todo lo que consideres necesario y tómate tu tiempo para tener la seguridad de que la oferta es legítima.

  2. Suplantación de identidad. Los delincuentes intentarán obtener datos confidenciales haciéndose pasar por un proveedor de confianza, como el banco o un organismo público (como la Agencia Tributaria o la Seguridad Social). Antes de proporcionar cualquier información, asegúrate siempre de que el correo electrónico, el mensaje de texto o la carta procede realmente de tu proveedor, sobre todo si se ofrece un descuento u otro incentivo monetario del que solo te  beneficias si facilitas los datos solicitados. Desconfía de cualquier comunicación que contenga faltas de ortografía o cuya redacción se salga de la normalidad y continua con extrema cautela.

  3. Estafas de inversión. Todos queremos sacar el máximo partido de nuestros ahorros e inversiones en tiempos de crisis, y los estafadores intentarán aprovecharse de ello. El fraude de inversión consiste en convencer a alguien de mover sus inversiones existentes a un fondo que podría no existir o a realizar una inversión que resultará ser ficticia. De nuevo, si las rentabilidades parecen demasiado altas para el entorno de mercado actual, detente un momento y pregúntate si realmente se puede confiar en esa información.

  4. Estafas de pago por adelantado. Este fraude consiste en pedir un anticipo para contratar un producto o un servicio financiero, por ejemplo, un préstamo, que nunca se recibe. Si alguien se pone en contacto para informar que se tiene que abonar una comisión para recibir una suma de dinero, un premio o un producto que no esperas, podría tratarse de este tipo de fraude. Desconfía de los contactos de fuentes desconocidas que prometen algo de valor después de realizar un pago.

  5. No te dejes llevar por el miedo. Los estafadores suelen incluir un elemento de miedo en sus mensajes, al sugerir que, de no actuar con rapidez, se puede sufrir una cuantiosa pérdida financiera o dejar pasar una verdadera «ganga». Pero recuerda: si la oferta es genuina, nadie cuestionará la precaución. Solo un estafador intentará poner presión para que se tome una decisión prematura y precipitada.

Ayuda y fuentes de información

Si crees que has sido víctima de fraude, contacta a tu proveedor. También puedes comunicar los hechos al Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE) https://www.incibe.es/linea-de-ayuda-en-ciberseguridad

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G.

Promoción financiera publicada por M&G Luxembourg S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg. FEB 23/ 909401

Descifrando la inversión ESG

Gestora, M&GEtiquetas , ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Consulta el glosario para obtener una explicación de los términos de inversión utilizados en este artículo.

Puede que la inversión ESG no sea algo que te hayas planteado con anterioridad o que no conozcas mucho sobre ella, pero cada vez son más personas las que buscan obtener beneficios con este objetivo.

El término inversión ESG (siglas en inglés de medioambiental, social y gobernanza corporativa) se emplea a menudo para referirse a una amplia variedad de productos de ahorro, por lo que podría no ser especialmente útil a la hora de tomar tus decisiones de inversión. Suele ser un término comodín que engloba desde fondos que simplemente excluyen sectores controvertidos como el juego y el tabaco, hasta el extremo opuesto, en el que encontrarás inversiones que únicamente invierten su capital en empresas y proyectos que trabajan para generar un impacto real y cuantificable en el medioambiente o la sociedad. 

En M&G nos gusta hablar de inversión respetuosa con el planeta.

¿Qué es la inversión respetuosa con el planeta?

La inversión respetuosa con el planeta consiste en seleccionar fondos que inviertan en compañías y proyectos innovadores y pioneros que ayuden a resolver algunos de los mayores desafíos del mundo. Son empresas que desarrollan nuevas tecnologías para capturar carbono, reducen la contaminación por plásticos o producen soluciones de energía renovable. También son las compañías que combaten la desigualdad social mediante los productos y servicios que ofrecen, las que desarrollan componentes para ayudar a impulsar soluciones de transporte limpias y las que ayudan a que la atención sanitaria y el tratamiento médico resulten más accesibles para todos. Son las empresas que trabajan para hacer que el mundo sea un poco mejor, a la vez que buscan la rentabilidad a largo plazo para sus inversores.

Medioambiental

Una compañía que utiliza el agua de manera eficiente, por ejemplo, podría pagar facturas de agua más bajas y gastar menos en la eliminación de aguas residuales que una empresa que no. O una compañía que trata de reducir sus residuos podría beneficiarse al gastar menos en materias primas (comprando únicamente las que necesita) y pagar menos costes de eliminación de residuos. Algunas podrían incluso vender o intercambiar sus residuos o derivados industriales no deseados a otras empresas para utilizarlos como materia prima.

Social

Una compañía que trata bien a sus empleados y les retribuye con buenos salarios podría atraer y retener a profesionales de mayor talento y más leales que otra que no. Por ejemplo, una empresa de logística conocida por su retención de los trabajadores cualificados, podría ser más productiva o resistir mejor en tiempos de incertidumbre que una compañía que ofrezca peores salarios y condiciones de trabajo. Incluso las empresas que apoyan a sus comunidades locales podrían beneficiarse de una mayor fidelidad de los clientes y de marca que las que no.

Gobernanza

La transparencia, los estrictos controles y el buen trato a los proveedores y vendedores pueden mejorar la reputación de una compañía, así como su valor. Unas funciones y responsabilidades claras también pueden acelerar la toma de decisiones, adelantándose a los competidores. La buena gobernanza corporativa y la regulación podrían incluso ayudar a reducir los casos de mala praxis, lo que puede evitar el daño a la marca y a la reputación, así como las sanciones que pueden conllevar.

Inversión respetuosa con el planeta: mucho más que números

Estamos firmemente convencidos de que tener en cuenta los desafíos globales a los que nos enfrentamos pronto será algo habitual para las compañías que deseen prosperar a largo plazo. Utilizar las inversiones para ayudar a sanar el planeta no solo es lo correcto, sino que también resulta lógico desde el punto de vista de la inversión.

El valor de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G Luxembourg S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L‑2449, Luxembourg.



Los «SOLVERS»: inversión en soluciones para el cambio climático

Gestora, M&GEtiquetas , ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Si contemplamos la evolución de los mercados en última década, una tendencia seguramente vívida en la memoria de los inversores es el auge de las grandes tecnológicas, y en especial de los grupos estadounidenses, que se situaron a la vanguardia en sus respectivos sectores (como las redes sociales y las búsquedas por internet) y trastocaron otras áreas de actividad.

Su predominio lo ejemplifican Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet (la matriz de Google), el grupo de acciones conocido como «FAANG». Al aumentar sus perspectivas a largo plazo, sus cotizaciones (y las de sus homólogos) se dispararon entre 2010 y 2020[1]. Esta tendencia se vio catalizada más si cabe durante los confinamientos de 2020[2] debido a la mayor dependencia de la sociedad global en la tecnología para el trabajo y el ocio, lo cual impulsó a la renta variable estadounidense hasta nuevos máximos[3].

Independientemente de si continúa o no el auge de las grandes tecnológicas, creo que un tema emergente dominará los mercados globales en la próxima década: la aparición de la sostenibilidad como prioridad inmediata y fundamental para los inversores.

El imperativo de la sostenibilidad

La pura y simple verdad es que la toma de medidas transformativas para abordar el cambio climático ya no puede aplazarse más. En 2019, Naciones Unidas estimó[4] que las emisiones globales deberían caer una media del 7% cada año desde 2020 hasta 2030 para limitar el aumento de la temperatura media de la superficie terrestre a 1,5º C respecto a los niveles preindustriales, un nivel al cual los riesgos y el impacto del cambio climático son más bajos.  Para lograr este objetivo, recogido en el Acuerdo de París de 2015, debemos lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) a nivel mundial de cara a 2050.

Superar este reto requiere reducciones profundas y de gran alcance de las emisiones en todos los aspectos de la economía en la década actual. Yo veo tres áreas clave en las que las compañías pueden ayudar de forma significativa en la lucha contra el cambio climático.

La primera es el recorte directo de emisiones en sus actividades o productos, ya sea sustituyendo insumos intensivos en carbono con alternativas renovables o diseñando componentes y sistemas que mejoren la eficiencia energética. La segunda son las soluciones corporativas que reducen la capacidad contaminante de la industria y del transporte, que en su conjunto representan un 35% de las emisiones totales a nivel global. La tercera es la contribución de las empresas a una economía más circular eliminando los residuos de su diseño y manteniendo materiales en uso.

Los «SOLVERS»

En lo que respecta a la transición a una economía de bajas emisiones y eficiente en su uso de recursos, las compañías europeas van a la vanguardia. Esto no debería sorprender a nadie, pues cabe afirmar que Europa ha tomado más medidas[5] que otras grandes economías para abordar las causas del cambio climático, creando un entorno favorable para las innovaciones verdes.

Las compañías europeas se han convertido en líderes globales en sus respectivos campos. En mi opinión, esta tendencia es ejemplificada por un grupo de pioneras que han desarrollado soluciones para los retos más importantes a los que se enfrenta el mundo, y que podríamos bautizar como «SOLVERS».

Schneider Electric – Schneider es un líder en sistemas eléctricos de bajo consumo, desde dispositivos de bajo voltaje hasta soluciones que optimizan procesos en edificios, centros de datos, el sector industrial y la red. El grupo francés, elegido como «la compañía más sostenible del mundo» en 2021[6] por Corporate Knights, permitió a sus clientes evitar la emisión de 89 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019, según estimaciones de la empresa[7].

Orsted – Ørsted es un líder en energía eólica marina y ha construido más parques eólicos marinos que ninguna otra compañía del mundo. Sustituyendo combustibles fósiles por electricidad generada por el viento, el grupo danés (que se propone alcanzar la neutralidad de carbono en 2025[8]) estima que evitó la emisión de 13 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2020[9].

Linde – Linde es uno de los principales productores de gases industriales, desde oxígeno para hospitales hasta hidrógeno para combustibles limpios. El grupo germano-estadounidense también proporciona soluciones de procesamiento de gases que permiten a las compañías mejorar su eficiencia y recortar emisiones. Las aplicaciones de Linde permitieron evitar la emisión de 100 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019[10], según estimaciones propias.

Vestas – Vestas es un líder en la fabricación de turbinas eólicas y el mayor proveedor y operador de turbinas terrestres del mundo. Al permitir a sus clientes aprovechar el viento para generar electricidad de forma eficiente, la compañía danesa calcula que sus turbinas evitaron la emisión de 186 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2020[11].

EDP Renováveis – EDP Renováveis es un líder en energía verde que genera un 100% de su electricidad de fuentes renovables, sobre todo turbinas eólicas. Al permitir la sustitución de combustibles fósiles, la compañía portuguesa calcula que ayudó a la sociedad global a evitar la emisión de 19 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019[12].

Rockwool – Rockwool es un líder en la fabricación de aislante no combustible de lana mineral, que reduce significativamente la necesidad de calefacción en viviendas y oficinas, y con ello el consumo de energía. La compañía danesa estima que el aislamiento para edificios que vendió en 2019 podría evitar la emisión de 200 millones de toneladas de CO2 equivalente durante su vida útil[13].

DS Smith – DS Smith es un líder sectorial en envasado sostenible que demuestra el potencial del reciclaje de circuito cerrado, un proceso mediante el cual los residuos se recogen, reciclan y reutilizan para fabricar el mismo producto original. Empleando materiales reciclados en sus cajas de cartón corrugado, M&G estima que la compañía británica evita la tala de 55 millones de árboles al año[14].

Al igual que el acrónimo FAANG es más simbólico que completo (omite acciones de gigantes tecnológicos como como Microsoft), esta lista no es ni mucho menos exhaustiva: existen muchas más empresas punteras en soluciones sostenibles, varias de ellas ubicadas en América del Norte.

Las compañías europeas (y las soluciones que desarrollan) parecen jugar un papel decisivo en la reducción de las emisiones, pese al hecho de que sus nombres todavía no forman un acrónimo mundialmente famoso.

Potencial a largo plazo

El cambio climático plantea un peligro real e inminente para el bienestar de las personas y para el planeta. En el marco de la concienciación creciente sobre la urgencia del reto al que nos enfrentamos, creo que compañías como los «SOLVERS» están bien situadas de cara al crecimiento sostenible a largo plazo.

La próxima década presenta una ventana crítica en la cual todavía estamos a tiempo de cambiar el rumbo del cambio climático. Para ello no solo tendremos que cambiar nuestro comportamiento, sino también invertir en gran medida —y con apremio— en la transición hacia una economía con bajas emisiones de dióxido de carbono.

La transición global para reducir el impacto de la actividad humana en las próximas décadas ya ha comenzado, impulsada por los esfuerzos para lograr una recuperación más sostenible tras la recesión mundial provocada por el COVID-19. En Europa, la sostenibilidad es uno de los pilares del plan de recuperación «Next Generation EU», que destinará 750.000 millones de euros a inversiones dirigidas a recortar las emisiones y fomentar las fuentes renovables y la eficiencia energética. El respaldo gubernamental debería ser un viento de cola para empresas capaces de acelerar esta transición, pero incluso sin él, el conjunto de la sociedad exige cada vez más productos y servicios más sostenibles.

No tiene por qué existir una disyuntiva entre el beneficio y el planeta.En mi opinión, las empresas capaces de proporcionar soluciones al reto climático pueden presentar oportunidades atractivas a los inversores con horizontes a largo plazo. A su vez, estos pueden contribuir a la solución de la emergencia climática.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

M&G Investments

Acerca el autor

Randeep Somel ha gestionado el M&G Climate Solutions Fund desde su lanzamiento en noviembre de 2020. Randeep se unió a M&G Investments en 2005 y gestionó los fondos M&G Global Themes y Managed Growth entre 2013 y 2017. En 2019 fue nombrado gestor asociado del M&G Positive Impact Fund y es miembro del Comité de renta variable de impacto.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.


[1]. Top Stocks Of The 2010s | Nasdaq.

[2]. Tech’s top seven companies added $3.4 trillion in value in 2020 (cnbc.com).

[3]. S&P 500® – S&P Dow Jones Indices (spglobal.com).

[4]. https://www.unenvironment.org/news-and-stories/press-release/united-science-report-climate-change-has-not-stopped-covid19.

[5]. Avance realizado recortando emisiones | Acción por el clima (europa.eu).

[6]. Top company profile: Schneider Electric leads decarbonizing megatrend | Corporate Knights.

[7]. SCHNEIDER SUSTAINABILITY REPORT 2020 – Climate Contribution (se.com).

[8]. Informe de desempeño ESG 2019 de Ørsted.

[9]. esgperformance2020 (orsted.com), p.18.

[10]. Climate Change (linde.com).

[11]. Informe de sostenibilidad 2020 de Vestas (p.2).

[12]. Informe anual online EDPR 2019 | EDP Renováveis.

[13]. A net carbon negative impact (rockwool.com).

[14]. Informe de impacto anual 2020 del M&G Positive Impact Fund, p.38 (estimación de M&G).

Tres pasos para superar la ansiedad de inversión

Gestora, M&GEtiquetas ,
Logo de M&G como foto de portada del artículo Dos años de pandemia: el impulso de la COVID-19 hacia una economía sostenible

Por favor consulte el glosario para una explicación de los términos de inversión que aparezcan en este artículo.

Por horrible que se sea el dicho de que la incertidumbre suele ser la única certeza, no es por ello menos cierto. A la hora de invertir en nuestro futuro, la constante de la incertidumbre puede ser inquietante: al fin y al cabo, nadie quiere ver desplomarse el valor del ahorro que tanto le ha costado acumular.

A algunas personas les preocupa más que a otras el potencial de perder dinero, quizá debido a su disposición o circunstancias, y esta propensión a la ansiedad conlleva el peligro de que el miedo a la incertidumbre las lleve a tomar decisiones costosas. Sucumbir al pánico cuando los mercados caen, por ejemplo, puede significar vender en el peor momento posible, cuando el valor de los activos se halla en mínimos.

Si los altibajos de los mercados globales le quitan el sueño, le presentamos tres medidas que pueden aportarle tranquilidad y ayudarle a proteger sus inversiones frente a la incertidumbre.

  • Diversifique sus inversiones

Pase lo que pase en el mundo, diversificar una cartera es una regla de oro a la hora de invertir. Repartir el dinero en un amplio abanico de valores, pero también entre distintos tipos de activos, reduce la probabilidad de que cualquier desplome individual ponga en peligro nuestro futuro financiero.

La diversificación efectiva tiene dos aspectos importantes. El primero es la diversificación geográfica, ya que la incertidumbre y el riesgo de mercado suelen estar localizados, centrados en torno a una región o país concreto. Al invertir en una gama de activos globales, y no solo en un país o región individual, uno minimiza el peligro de que eventuales problemas de ámbito nacional den al traste con sus planes financieros.

El segundo elemento es la diversificación por clases de activos. El valor de los distintos activos (como la deuda soberana y las acciones de compañías) rara vez sube o baja en tándem. En periodos en los que la renta variable global se ha desplomado, como a comienzos de 2020, el valor de los bonos emitidos por grandes gobiernos desarrollados ha tendido a subir, al percibirse a menudo como activos «refugio» que conllevan menos riesgo.

No obstante, recuerde que las rentabilidades obtenidas en el pasado no son necesariamente indicativas de rentabilidades futuras.

  • Considere estrategias alternativas

Elegir una combinación de activos capaces de navegar condiciones de mercado complicadas no es tarea fácil, pero existen enfoques de inversión que tratan de generar rentabilidad con independencia de la coyuntura reinante.

Cuando un equipo de inversión experimentado tiene libertad de emplear una amplia gama de herramientas de inversión para beneficiarse de los altibajos que experimentan los mercados, puede intentar proporcionar rentabilidades más estables al inversor. Esto puede implicar la inversión en una amplia variedad de activos alternativos, incluidas las divisas, y el uso de instrumentos financieros denominados derivados. 

Tales estrategias nunca deberían considerarse como inversiones libres de riesgo, pero si uno está dispuesto a sacrificar cierto potencial al alza (menos rentabilidad de inversión) a favor de un potencial a la baja limitado (menores pérdidas), podrían ser un elemento apropiado de su cartera.

  • Concéntrese en sus objetivos

Ciertos periodos siempre parecerán más inquietantes que otros. Cuando reina el miedo en torno a la economía global, es natural sentirse instintivamente menos seguro y más cauto sobre las perspectivas de nuestras inversiones que durante las buenas rachas.

No obstante, la mayoría de nuestros horizontes de inversión se miden en años, y a menudo en décadas, en lugar de semanas o meses. Y si uno trata de rentabilizar su dinero de cara al largo plazo, ¿por qué debería preocuparse excesivamente por lo que ocurre mañana en los mercados?

Ver como el valor de sus inversiones cae considerablemente de un día para otro puede ser incómodo, pero recuerde que volatilidad no equivale a riesgo. El verdadero riesgo no es la posibilidad de pérdidas transitorias sobre el papel, sino la de pérdidas permanentes cuando uno vende sus inversiones.

Concentrarse en sus objetivos (ya se trate de ver crecer sus ahorros durante su carrera o generar de forma sostenible una fuente de renta fiable de cara a la jubilación) debería ayudarle a no tomar decisiones precipitadas capaces de perjudicar sus intereses a largo plazo.

No perder la perspectiva ante la incertidumbre es más difícil de lo que parece, pero mantener la sangre fría mejorará las posibilidades de hacer realidad sus ambiciones de futuro, el objetivo final por el que se decidió a invertir inicialmente.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.